Ver porno no es un pecado

Seamos honestos: ¿si un amigo te pregunta si sueles ver porno o si has visto porno alguna vez qué le contestarías? ¿serías honesto (que si no eres un marciano la respuesta a la pregunta sería “sí, claro”) o te pondrías nervioso y balbucearías algo inentendible? Pues bien, justamente las personas que no suelen hablar abiertamente de sexo y por ende de contenido pornográfico son los que peor se lo toman si les pillan con las manos en la masa. Un ejemplo muy adecuado sería del adolescente cachondo de “American Pie” que acaba pillado por su padre con su “Espada de Thor” en el pie de manzana de su madre – sublime. Otro caso muy visto es de la novia controladora que inspecciona el historial de búsquedas de su novio y encuentra la palabra “free porn” o lo que en castellano sería “porno gratis”. Pobre hombre, la que le espera. En cualquier caso, antes de juzgar a estas personas convendría pararse a pensar cuál es la razón de esta reacción. Muchos psicólogos lo asocian a la inseguridad de uno en si mismo. Así, esta novia interpreta que la búsqueda de su novio de “free porn” significa que ella no es suficiente para él o que no está contento y feliz con su vida sexual. Vamos… las típicas películas (y no precisamente porno) que se montan el 90% de las féminas. Sin embargo, lo que debería saber es que la búsqueda de “free porn” no va más allá de “Me apetece ver un poco de sexo. Punto.” Por eso es fundamental comunicarse con el fin de evitar posibles malentendidos.

Ahora bien, en el caso de que te pille tu madre o padre con el miembro en la masa…lo único que puedes hacer es esperar que haya sido sólo un mal sueño o hacerles una foto de borrado de memoria al puro estilo “Men in Black”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *